Periodoncia2021-02-09T17:16:20+01:00

Periodoncia en Pamplona

Qué es la periodoncia y cómo tratarla

La Periodoncia trata las enfermedades que afectan a la encía, a los tejidos de soporte de los dientes, y que pueden llegar a afectar al hueso, produciendo la movilidad e incluso pérdida de las piezas dentales.

Su origen está en la llamada “placa bacteriana” que es una película blanquecina que se acumula entre diente y encía. Puede llegar a calcificarse formando cálculos duros que quedan adheridos a la raíz del diente.

Es una enfermedad silenciosa que no produce dolor (salvo en procesos agudos), de ahí la importancia de su detección precoz y prevención.

¿Cuáles son los signos de la enfermedad?

El sangrado de las encías es el signo más frecuente y la primera señal de alarma. Puede presentarse un sangrado espontáneo aunque lo más habitual es el sangrado al cepillado.

El mal sabor o mal olor de boca es característico de la piorrea dada la presencia de bacterias anaerobias que se depositan en la encía, lengua o tejidos blandos. Otros de los signos frecuentes son la presencia de inflamación y enrojecimiento, retracción de las encías o movilidad dentaria en estadíos más avanzados

¿Cómo se trata la enfermedad periodontal?

El primer paso para el tratamiento de unas encías sangrantes es un buen diagnóstico, con el fin de determinar el grado de afectación del paciente, así como el pronóstico de cada diente. Para ello, realizaremos un estudio periodontal, el cual consiste en hacer un periodontograma (sondaje  de encías) que nos permite medir las bolsas peridontales de cada diente, sangrado, índice de placa y movilidad, entre otras. En segundo lugar, realizaremos una serie radiográfica para poder visualizar el nivel óseo de cada diente. Esto nos permitirá medir el grado de destrucción de cada diente y determinar la severidad de la enfermedad. Así mismo, realizaremos una serie fotográfica para valorar el estado inicial de los tejidos blandos. Por último, puede ser necesario un análisis microbiológico cuantitativo y cualitativo, para determinar cuáles y en qué número son las bacterias implicadas en el proceso periodontal.

 Una vez realizado el diagnóstico….

El tratamiento de la enfermedad periodontal variará dependiendo de la fase en que se encuentre la encía y el hueso que soporta a los dientes.

En el caso de la gingivitis, el objetivo es eliminar la inflamación y el sangrado de la encía. Para ello, el tratamiento indicado sería la realización de un detartraje o limpieza de boca para eliminar la placa dental y el cálculo. Así como la implementación de una correcta técnica de higiene por parte del paciente. Nosotros te explicaremos cual es la mejor forma de cepillarte para mantener unos dientes y encías sanos.

En las etapas iniciales de la periodontitis el tratamiento consiste en un raspado y alisado radicular, en el que eliminaremos las bacterias de las bolsas periodontales, la placa y el cálculo subgingival. En etapas más avanzadas puede ser necesario un tratamiento quirúrgico para eliminar las bolsas más profundas o en determinados casos regenerar hueso para mejorar el pronóstico de los dientes.

Y después…

La enfermedad periodontal es una enfermedad crónica por lo que será necesario realizar revisiones periódicas y mantenimientos periodontales para un buen control de la enfermedad a largo plazo y evitar así la reaparición de los signos y síntomas. En dichas citas realizaremos una reevaluación del caso diente a diente, así como del control de placa por parte del paciente.

Recesiones gingivales
Las recesiones son pérdida de encía en altura que hace que los dientes parezcan más largos quedándose al descubierto la raíz dentaria. Esto puede ser debido a diferentes factores como un cepillado inadecuado, malposiciones dentarias, frenillos, etc.

Esta pérdida de encía puede cursar con sensibilidad al frío y calor, inflamación y molestias o dolor al cepillado y a la masticación.

Para recuperar la encía perdida será necesario realizar un injerto gingival, que consiste en extraer tejido gingival de una zona donante para cubrir la raíz expuesta. Dependiendo del número de dientes afectados, así como de la severidad de la retracción determinaremos la técnica más adecuada para cada caso.

En Clínica Doria detenemos el avance de las retracciones mediante técnicas mínimamente invasivas y con materiales de última generación, restaurando la encía perdida y previniendo que estas recesiones sigan aumentando.

Otros tratamientos periodontales:

  • Sonrisa gingival

La sonrisa gingival es una desproporción entre los dientes y la encía, mostrando una mayor cantidad de encía, lo cual puede suponer un efecto antiestético. Las principales causas de una sonrisa gingival son una erupción pasiva alterada en la que parte del diente queda cubierto por la encía, un crecimiento maxilar excesivo o un labio superior corto, lo cual hace que se exponga demasiado la encía.

En primer lugar, será necesario realizar un diagnóstico para determinar cual es la causa de la sonrisa gingival. En la clínica dental la intervención más habitual es la realización de una gingivectomía para mejorar el aspecto de la sonrisa.

Una gingivectomía es una cirugía plástica periodontal que consiste en la eliminación del exceso de encía, esto proporciona un mejor aspecto estético al aumentar la proporción de diente visible. En ciertos casos puede ser necesario retirar parte de encía y hueso, dado que la gingivectomía puede ser insuficiente para un resultado estético óptimo.

  •  Técnicas regenerativas

En algunas situaciones es posible regenerar el hueso perdido debido a la enfermedad periodontal. Las técnicas regenerativas van dirigidas a recuperar y reconstruir los tejidos periodontales perdidos, con el fin de mejorar el pronóstico del diente a largo plazo.

  • Periimplantitis

La periimplantitis es un proceso inflamatorio que afecta a los tejidos de soporte que rodean un implante, pudiendo ocasionar la pérdida de hueso alrededor del implante e incluso la pérdida del mismo en los casos más avanzados. Al igual que la periodontitis, se trata de una patología  bacteriana, por lo que será fundamental una correcta técnica de higiene, así como un control periódico por parte del odontólogo para poder detectarlo en los estadíos más iniciales.

El tratamiento consiste en la descontaminación de la superficie del implante y de los tejidos circundantes. El objetivo final del tratamiento es detener la pérdida ósea progresiva. En ciertos casos puede ser necesario un tratamiento quirúrgico para regenerar parte del hueso perdido.

Puedes consultarnos cualquier duda sobre Periodoncia en nuestra página de contacto o en el 948 27 74 32.